¿Cúando comprar un salvaescaleras?

comprar-salvaescaleras

Para algunas personas, la decisión de invertir en un salvaescaleras es rápida, provocada por la necesidad.

Por ejemplo, para las personas que han sufrido algún accidente, o han sido dados de alta del hospital después de una operación, de repente pueden necesitar ayuda para subir y bajar las escaleras.

En estos casos de urgencia en Bidea tenemos experiencia en conseguir tener un salvaescaleras instalado y funcionando en sólo unos pocos días.

Pero para la gran mayoría de nuestros clientes decidir instalar un salvaescaleras, y elegir el correcto, es un proceso más gradual, ya que lo que suele suceder es que cada día que pasa se hace más difícil utilizar las escaleras. Para estas personas, realmente la cuestión no es si invertir o no en un salvaescaleras, sino cuando dar el paso a comprarlo. Algunos lo podrían ver como último recurso, mientras que otros consideran que un salvaescaleras es un “electrodoméstico que ahorra trabajo” diseñado para mejorar la calidad de vida, al igual que un lavavajillas u otro tipo de electrodoméstico.

En última instancia, sólo tu sabrás cuándo es el momento adecuado, pero para tratar de ayudarte listamos a continuación cinco puntos que puedes tener en cuenta si estás considerando comprar un salvaescaleras y preguntándote cuando hacerlo:

 

¿Usas las escaleras sin pensar antes de empezar en lo que te costará subirlas?

Cuando somos más jóvenes subimos y bajamos sin pensar en ello, pero a medida que envejecemos se convierte cada vez más en un desafío. ¿Has empezado a hacer una pausa al pie de las escaleras? ¿Tienes que pensar en colocar los pies con seguridad en cada paso y usar la barandilla para levantarte o mantenerte firme? Si tienes que pensarlo tanto para hacer uso de las escaleras, podría ser el momento de pensar en comprar un salvaescaleras.

 

¿Todavía subes las escaleras de una sola vez?

Muchas enfermedades, especialmente aquellas que afectan el corazón y los pulmones, pueden dejarle sentirse cansado y sin aliento después de un esfuerzo relativamente pequeño. Las condiciones que afectan la movilidad, como la artritis, también pueden limitar los esfuerzos que puedes hacer sin tomar un descanso. Si te encuentras parado a medio camino en las escaleras para recuperar el aliento, podría ser tiempo para adquirir un salvaescaleras.

 

¿Estás limitando la frecuencia con la que usa las escaleras?

Cuando las escaleras se convierten en un reto, muchas personas comienzan a planificar su día alrededor de la frecuencia con la que tendrán que usarlos. En vez de subirlas cuando surge la necesidad, esperan . Otros admiten esperar hasta que otra persona suba para pedirles algo de la parte superior y así evitar subirlas.

 

¿Estás desperdiciando energía en las escaleras?

Si sientes que sólo tienes una cantidad limitada de energía para pasar el día, ¿por qué desperdiciarlo en las escaleras? Subir y bajar unas cuantas veces al día podría dejarte cansado y sin energía para otras cosas que prefieres hacer.

 

¿Estás empezando a sentirte inseguro en las escaleras?

Para algunas personas el esfuerzo de usar las escaleras puede conducir a sensación de aturdimiento, mareos, o preocuparse de que las articulaciones o los músculos de las piernas podrían ceder y caerse, especialmente al bajar. Si hay un lugar en la casa donde realmente no quieres sufrir una caída, está es las escaleras. Si es una de estas personas, la instalación de un salvaescaleras no es sólo una buena idea, es medicina preventiva.

 

Si te has sentido identificado con alguno o con varios de estos cinco puntos, entonces es el momento de considerar la compra de un salvaescaleras, sobre todo si la seguridad personal es una preocupación

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*