Adaptar escaleras de acceso a portales

Los portales de acceso a nuestros hogares pueden presentar obstáculos y diseños no adecuados para nuestro familiar con dependencia o para nuestras labores de cuidado. La falta de ascensor o rampas de acceso al portal, escalones, puertas estrechas son los problemas más comunes que presentan los portales y hogares a la hora de ajustarse a los criterios necesarios de accesibilidad y de presentar un entorno funcional, seguro y que promueva la autonomía de la persona con dependencia y propicie un entorno de cuidados adecuado.
Algunas cuestiones principales a la hora de adaptar escaleras de acceso a portales:
  • Deberían poder evitarse las escaleras en las entradas y en el portal de la vivienda, sustituyéndolas por rampas suaves.
  • El acceso y salida de la finca debe estar asegurado también por medio de ascensores, asideros y pasamanos.
  • Las rampas, para que tengan criterios mínimos de accesibilidad, deben ser de suave pendiente y cortas en su longitud. Se recomienda:
    Para un recorrido de 6-10 m, una pendiente longitudinal máxima del 6%.
    Para un recorrido de 3-6 m, una pendiente longitudinal máxima del 8%
    Para un recorrido inferior a 3 m, una pendiente longitudinal máxima del 10%.

 

  • Para que las escaleras sean accesibles deberán disponer de un mínimo de 1,10 m. de amplitud en tramos rectos previendo que en un futuro sea necesaria la instalación de una plataforma elevadora. Ya sea una plataforma salvaescaleras, una plataforma vertical o un ascensor de velocidad reducida.
  • Los peldaños de la escalera deben tener algún tipo de banda antideslizante en la huella, de diferente color y textura, para señalizar claramente los escalones. Ya comentamos en su día los peligros de escaleras resbaladizas.
  • Los pasamanos deberán ser ergonómicos (preferiblemente redondos). Se deberían prolongar como mínimo al principio y al final de las escaleras y se anclarán en el suelo o en la pared lateral.
  • Se recomienda diferentes alturas con un doble pasamanos para facilitar también el uso del mismo a diferentes personas. Las alturas recomendadas son 0,90 y 0,70 m.
  • Los porteros automáticos, buzones, interruptores o timbres deberían permitir un fácil acceso. Por ello la altura recomendada a la que situarlos es de 1,40 metros. Igualmente deben ser sencillos de utilizar.
  • La puertas serán como mínimo de 0,80 m. de amplitud por 2 m de altura.
  • Si son puertas con cristal deberían estar señalizadas a la altura de los ojos de la persona con dependencia para evitar accidentes por dificultades de visión o por distracción.
  • De igual forma sería necesario algún tipo de protección que evite la fractura del vidrio de las puertas en caso de impactar con ello.
  • Si hay un rellano, deberá tener un ancho mínimo de 1,20m para permitir el giro de una silla de ruedas.
Todos los datos que figuran en la nota pueden depender de cambios de regulación y de las diferentes legislaciones regionales. Si tiene cualquier duda, consúltenos y sin ningún compromiso podremos asesorarte sobre las mejores opciones de cara a adaptar las escaleras de acceso a vuestro portal.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*