¿Cómo se fija una silla salvaescaleras a las escaleras?

Cuando una familia está decidiendo la adquisición de una silla salvaescaleras para hacer su hogar más accesible, a menudo se preocupan por la integridad estructural de sus escaleras y si esta adición pudiera comprometerla. Para instalar una silla salvaescaleras se fija la guía sobre la propia escalera, donde se fija el rail que sirven de guiado a la silla.

Tanto la instalación de la silla como de las guías no requieren obras ni cambios en la escalera. Están pensadas para adaptarse lo máximo posible a la forma de la escalera, invadiendo lo mínimo posible los escalones.

Los soportes se fijan a los peldaños de las escaleras con entre 2 y 5 tornillos (por soporte). Esto significa que no habrá daños en la barandilla ni en las paredes que rodean la escalera. Los salvaescaleras se instalan siempre a una distancia razonable de la pared o barandilla para evitar que se produzcan roces o rasguños.

No nos olvidemos de la salud mental de los mayores

A medida que nuestros mayores envejecen, suelen necesitar más atención y ayuda física . El 33% de las personas mayores tropiezan o se caen cada año, y muchos de estos incidentes provocan lesiones en la cabeza, daños en las caderas o fracturas de huesos. Se estima que 1 de cada 5 caídas puede causar lesiones graves. Además del riesgo de tropiezos y caídas, muchas personas mayores necesitan una amplia gama de cuidados físicos en su vida diaria.

A medida que las personas mayores necesitan cada vez más apoyo, cuidado y atención, sus seres queridos pueden sentir el estrés y la tensión de proporcionarles los cuidados físicos adecuados. De hecho, el cuidado físico puede consumir tanto tiempo y ser tan esencial, que las necesidades emocionales y mentales de una persona mayor pueden ser relegadas a un segundo plano u incluso olvidadas. Sin embargo, el cuidado emocional podría ser incluso más importante.

 

Los ancianos y el aislamiento

Uno de los mayores problemas a los que se enfrenta una persona mayor es el del aislamiento, que puede llevar a la depresión. En parte debido a la falta de confianza y en parte debido al debilitamiento del estado físico, muchas personas mayores tienen dificultades para salir de casa y socializar como lo hacían antes. Otros problemas pueden aumentar la sensación de aislamiento, por ejemplo las dificultades auditivas que hacen que las conversaciones les sean más difíciles de seguir.

Las preocupaciones sobre el envejecimiento, los temores sobre el futuro y el deterioro de la salud suelen ser pensamientos comunes entre las personas mayores. Los estudios muestran que hasta un 15% de las personas mayores viven con depresión, y que es más común en aquellas que requieren cuidados físicos adicionales o estancias en el hospital.

 

 

La relación entre la salud física y la salud mental

Es obvio que la salud física y mental están relacionadas. La mala salud física puede llevar a sentimientos de depresión y aislamiento. Tal vez lo más interesante es que lo mismo se aplica a la inversa.

Una salud mental deficiente puede conducir a un deterioro de la salud física. La depresión, el estrés y la ansiedad pueden desencadenar dolores de cabeza, cambios en la presión arterial, pérdida del apetito y pérdida de memoria o confusión que pueden aumentar el riesgo de una caída o lesión.

Los estudios muestran que aunque mantenerse activo es bueno para la mente y el cuerpo de una persona mayor, también es cierto que mantener una sana vida social ayuda a reducir el riesgo de lesiones o enfermedades.

 

¿Cómo puedes ayudar?

Una vida social activa y un enfoque en la buena salud mental trae muchos beneficios para una persona de edad avanzada.

Los buenos niveles de salud mental pueden provenir de la satisfacción de las necesidades físicas, pero es mucho más que eso. Trata de fomentar la interacción social (lleva a los nietos, organiza salidas y actividades o sugiere lugares a los que tus padres quieran ir) y también promueve el uso de juegos y actividades mentalmente estimulantes. Una mente sana y activa es una de las mejores herramientas para que tus mayores tengan una vida feliz y saludable.

 

¿Ascensor, Plataforma vertical o salvaescaleras?

Cuando la movilidad de un ser querido se ve limitada, a menudo nos encontramos con que las escaleras son el primer obstáculo para ellos. A medida que las condiciones empeoran, tenemos que considerar diferentes opciones.

Cuando una vivienda cuenta con dos alturas ¿Se puede vivir en un piso de la casa y evitar las escaleras por completo?

Por poder se puede, pero puedes tener la habitación principal en la planta superior o incluso los baños. Podría pensarse que mudarse a una casa de una sola altura o a una residencia para mayores es una alternativa. Sin embargo, mudarse no se trata sólo de salir de una casa; se trata de dejar una casa llena de recuerdos. Además, los costos de mudanza y los dolores de cabeza pueden acumularse rápidamente, lo que lo convierte en una opción poco atractiva. Por no hablar de la segunda opción en cuanto a independencia y privacidad. Muchos mayores pueden tener problemas de movilidad, pero siguen queriendo vivir en su casa durante muchos años más.

Afortunadamente, hay otras soluciones. Estas soluciones permiten que tu ser querido se quede viviendo en su propia casa sin dejar de tener un acceso fácil y cómodo al hogar y dentro de la vivienda.

 

Ascensores para el hogar

Al igual que los que se encuentran en un centro comercial o en el consultorio de tu médico, los ascensores son un lujo que también se pueden instalar en tu hogar. El coste de un ascensor residencial puede resultar elevado para un único hogar, además todo el proceso de instalación y puesta en funcionamiento se demora bastante (diseño, acabados, pozo, sala de máquinas….). La ventaja de un ascensor es que aumentará el valor de la vivienda, pero suele resultar una opción poco atractiva y no siempre viable. Más atractivos en cambio son los ascensores de velocidad reducida para locales comerciales, portales o viviendas de nueva construcción o ya existentes, donde la realización de foso o la altura del último piso dificulten la colocación de un ascensor tradicional.

 

Plataformas elevadoras verticales

Una plataforma elevadora vertical -también conocida como plataforma elevadora para sillas de ruedas- fue diseñada específicamente como un medio para facilitar el desplazamiento de los usuarios de sillas de ruedas de un nivel a otro. La plataforma permite al usuario de silla de ruedas acceder con facilidad antes de ascender o descender.

Una plataforma elevadora vertical es más parecida, en cierta medida, a un elevador al moverse verticalmente entre pisos. Sin embargo, a diferencia de un ascensor, no hay hueco o pozo, lo que proporciona una mayor seguridad. Esta es la razón por la que probablemente estás más familiarizado en ver estos tipos de ascensores instalados fuera de una casa. Los elevadores verticales son una gran solución cuando se transfiere a alguien a una pequeña altura.

Cuando se instala una plataforma elevadora vertical, es probable que se produzcan algunas pequeñas modificaciones estructurales en tu casa. Es más barato que un ascensor de casa. La instalación suele tardar sólo unos días.

 

 

Salvaescaleras

El aparato completo para subir y bajar las escaleras sólo incluye un riel, un motor y un asiento o plataforma. No es necesario hacer renovaciones ni remodelaciones, y no hay equipos separados para asegurarse de que te lleven a donde usted quiere ir – simplemente conéctalo para mantener la batería cargada.  Las sillas salvaescaleras y los elevadores salvaescaleras funcionan con baterías, por lo que no tienes que preocuparte de si está montando cuando se produce un corte de energía.

Las sillas elevadoras pueden instalarse tanto en interiores como en exteriores, proporcionando una solución cómoda y segura para subir desde una terraza o bajar a una planta baja. Los salvaescaleras pueden adaptarse a la mayoría de las escaleras, pero también permiten que otros seres queridos puedan usar las escaleras libremente y sin interrupciones. Su funcionamiento es mucho más silencioso que los ascensores.

El costo de una silla salvaescaleras, completamente instalada, suele ser mucho menor que una ascensor o plataforma vertical. La instalación se completa en pocas horas. Puedes elegir entre sillas salvaescaleras o plataformas salvaescaleras.

 

La elección

Aunque los problemas de movilidad son una circunstancia desafortunada a la que hay que enfrentarse, afortunadamente hay una variedad de opciones entre las que elegir.

Si estás interesado en obtener más información sobre ascensores, salvaescaleras o plataformas verticales, nuestros asesores de movilidad están disponibles para ayudarte. Al mismo tiempo que respondemos a cualquier pregunta que puedas tener, también podemos organizar una consulta gratuita en el hogar.

 

Contacta con nosotros

 

 

Salvaescaleras para el exterior

La mayoría de la gente piensa que los equipos de movilidad reducida para el hogar son específicos para uso en interiores, pero la realidad es que hay innumerables personas que se benefician de la instalación de salvaescaleras exteriores, por una variedad de razones.

Las sillas elevadoras exteriores, al aire libre, se han vuelto mucho más comunes en los últimos años, con sillas elevadoras curvas y rectas diseñadas específicamente para su uso al aire libre.

A muchas casas sólo se puede acceder a través de escaleras, de modo que a las personas con movilidad reducida se les puede facilitar la vida con la instalación de un salvaescaleras exterior.

El clima del norte de España es muy lluvioso, por lo que nuestras sillas elevadoras al aire libre están diseñadas para hacer frente a cualquier tipo de inclemencias. Totalmente impermeables, resistentes a las temperaturas extremas y estables a los rayos UV, las sillas elevadoras exteriores son duraderas y fiables, proporcionando al usuario la ayuda que necesita para aprovechar al máximo sus espacios exteriores.

Uno de nuestros modelos exteriores que mejores resultados ofrece es la silla salvaescaleras v59. También contamos con el modelo SR1 Exterior

 

Historia del salvaescaleras

Las sillas elevadoras (salvaescaleras) se han convertido en una parte tan importante de la vida cotidiana de muchas personas mayores y de personas con problemas de movilidad. Los diseños modernos actuales han conseguido que sean más silenciosos, más cómodos y más discretos que nunca, pero no fueron inventados tal como son en la actualidad; he aquí algo de historia y algunas curiosidades sobre los salvaescaleras:

 

Historia:

El primer ejemplo registrado del uso de una silla elevadora fue el de Enrique VIII a mediados del siglo XV. Durante gran parte de su vida Enrique VIII fue muy atlético, pero cuando tenía 44 años sufrió una grave lesión en la pierna durante una competición. Su salud comenzó a decaer, mientras que su peso aumentaba. Cuando sus problemas de peso se volvieron demasiado para sus sirvientes y no pudo subir las escaleras del Whitehall Palace de Londres, tuvieran que usar el ingenio.

Como sus sirvientes no podían subir y bajar por las escaleras al rey de 190Kg a pulso, se creó un rudimentario salvaescaleras en palacio para mejorar la movilidad y la capacidad de movimiento del monarca. Se cree que el salvaescaleras era de accionamiento humano, utilizando un polipasto (sistema de poleas y aparejos) prestado de uno de los buques de guerra del Rey.

 

 

Primer salva escaleras moderno:

No fue hasta casi 400 años después que se introdujo el salvaescaleras moderno. Cuando un empleado de un concesionario de automóviles de Pensilvania, llamado C.C. Crispen, construyó una silla elevadora después de ver a un vecino convaleciente confinado a una cama en un piso al que se accedía mediante escaleras.

En 1924, Crispen presento su “Inclin-ator” en Filadelfia. La elección de este nombre se debe a que intentaba transmitir la idea de un ascensor que trabaja en una pendiente de escaleras. La Inclinator Company of America comercializó el primer salvaescaleras . Otras compañías pasaron a diseñar innovaciones para el producto, como la silla de escalera con rieles curvados.

Y como se suele decir… el resto es historia. Los salvaescaleras modernos, aunque mantienen un aspecto exterior similar a sus primeras versiones, son mucho más cómodos, seguros y mucho más fáciles de usar e instalar.