7 pasos para un envejecimiento saludable

Esta semana se han celebrado el Día Mundial de la Actividad Física y el Día Mundial de la Salud. Si bien todos los días del año son un buen momento para recordar la importancia del cuidado de la salud y de la actividad física, en Bidea aprovechamos estas conmemoraciones para recordarnos a todos algunos consejos importantes de cara a mantenernos en forma a cierta edad.

Nunca hay que olvidar que cuidarse debemos hacerlo toda la vida, y que quien se cuida tiene mayores posibilidades de tener una vejez saludable.

Envejecer implica cambios, tanto negativos como positivos, pero puedes disfrutar del envejecimiento si uno comprende lo que está sucediendo con tu cuerpo y tomas medidas para mantener a buen nivel tu salud.

Muchas cosas diferentes le suceden a tu cuerpo a medida que envejeces. La piel, los huesos e incluso el cerebro pueden comenzar a comportarse de manera diferente. No dejes que los cambios que vienen con la vejez te sorprendan.

Estos son algunos de los más comunes:

  • Tus huesos. Los huesos pueden volverse más delgados y frágiles en la vejez, especialmente en las mujeres, lo que a veces resulta en una condición ósea frágil llamada osteoporosis. El adelgazamiento de los huesos y la disminución de la masa ósea pueden ponerlo en riesgo de sufrir caídas que fácilmente pueden ocasionar fracturas (trate de poner medidas). Asegúrese de hablar con su médico sobre lo que puede hacer para prevenir la osteoporosis y las caídas.

 

  • Tu corazón. Aunque una dieta saludable y el ejercicio regular pueden mantener su corazón saludable, puede agrandarse ligeramente, tu frecuencia cardíaca puede disminuir y las paredes del corazón pueden agrandarse.

 

  • Tu cerebro y tu sistema nervioso. Envejecer puede causar cambios en tus reflejos e incluso en tus sentidos. Aunque la demencia no es una consecuencia normal de la vejez, es común que las personas experimenten un ligero olvido a medida que envejecen.

 

  • Tu sistema digestivo. A medida que envejeces, tu tracto digestivo se vuelve más firme y rígido, y no se contrae con tanta frecuencia. Este cambio puede llevar a problemas como estreñimiento, dolor de estómago y sensación de náuseas; una mejor dieta puede ayudar.

 

  • Tus sentidos. Puedes notar que tu visión y audición no son tan agudas como antes. Comenzar a perder tu sentido del gusto. Tus sentidos del olfato y del tacto también pueden debilitarse. Tu cuerpo tarda más en reaccionar y necesitas más para estimularlo.

 

  • Tus dientes. El esmalte resistente que protege tus dientes de las caries puede comenzar a desgastarse con el paso de los años, dejándolo susceptible a las caries. La enfermedad de las encías también es una preocupación para los adultos mayores. Una buena higiene dental puede proteger sus dientes y encías.

 

  • Tu piel. Con la edad, la piel pierde su elasticidad y puede comenzar a caerse y arrugarse. Sin embargo, cuanto más protejas tu piel del daño causado por el sol y el tabaco cuando eras más joven, mejor se verá tu piel a medida que envejezcas.

 

  • Tu vida sexual. Después de la menopausia, cuando la menstruación se detiene, muchas mujeres experimentan cambios físicos como la pérdida de lubricación vaginal. Los hombres pueden experimentar disfunción eréctil. Afortunadamente, ambos problemas se pueden tratar fácilmente.

 

Claves para envejecer bien

Aunque mantener tu salud física es importante para un envejecimiento saludable, también es clave valorar la experiencia y madurez que ganas con el paso de los años. Practicar hábitos saludables a lo largo de la vida es ideal, pero nunca es demasiado tarde para cosechar los beneficios de cuidarse bien, incluso a medida que uno envejece.

Estos pueden ser algunos consejos para un envejecimiento saludable que son buenos consejos en cualquier etapa de la vida:

  • Mantente físicamente activo con ejercicio regular.
  • Mantente socialmente activo con amigos y familiares
  • Consume una dieta saludable y bien equilibrada
  • No te descuides: Las revisiones regulares con tu médico, dentista y oculista son aún más importantes ahora.
  • Toma todos los medicamentos como te lo indique tu doctor.
  • Limita el consumo de alcohol y deja de fumar.
  • Duerme lo que su cuerpo necesita.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*